Esta semana no están saliendo muchas ofertas de empleo y las que salen no me sirven,porque son para puestos más altos donde exigen bastante experiencia o porque son todo de comercial(trabajo que no cogería en la vida,porque me parece fatal pagado para lo mal que se pasa).

Pienso que soy demasiado exigente,pero después de varios años de trabajos cutres creo que me merezo un trabajo normal. Empiezo a mirar a Borja con envidia,aunque no con mala fe.

Así que estamos a jueves y casi ha pasado otra semana más.

El fin de semana vamos a intentar ir a Costa Ballena. Esperamos poder estar Borja y yo solos porque cabe la posibilidad de que su madre quiera ir para arreglar Dios sabe qué de la casa. En ese caso me niego a ir y no porque la señora me caiga mal,sino porque quiero ir para estar solo con Borja y para dejar a Dani y Jessi algo de intimidad en su propia casa.

Hoy he salido a comprar al supermecado del pueblo. Por gusto, he ido por otro camino diferente. Las calles eran más de pueblo que lo que yo había visto hasta ahora y me acordé de Montefrío. He sentido mucha nostalgia,pero he recordado que para primeros de noviembre tendré que ir a dejarle flores a mi padre, así que podré pasear por sus empinadas calles y comer jamón asado en El Pregonero.

Este es un pueblo tranquilo y no descarto dar un paseo por el parque que tienen aquí cerca mañana,o esta tarde y leer en un banco(al sol aún no,porque achicharra).

Es una manera de dejar de pensar en lo único que consigo pensar estos días: trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: