Ya en Granada

Empezó el otoño y yo he vuelto a mi casa. En esta época Granada está preciosa y las vistas desde mi ventana también lo son.

Me siento triste,sin embargo. Borja ha dejado un agujero en mi corazón que es difícil arreglar. Sé que el tiempo todo lo cura, que no es el fin del mundo, que todo pasa…la gente no para de decírmelo. Y ya lo sé. Pero duele, duele como hacía mucho tiempo que no sentía dolor. Quizá nunca he sentido un dolor así.

Es difícil hacerse a la idea de que todo acabó y que nuestra relación no es para siempre. Que ni siquiera es especial,como yo creía. Me siento una ingenua.Llegué a creer verdaderamente en el amor.

Aún no comprendo qué ha pasado. Todo iba perfectamente…o quizá iba perfectamente para mí. Pero no había señales de deterioro. Ahora él siente miedo de que quizá se haya equivocado, porque esto ya no puede volver a reconstruirse. Es mentira que el amor lo puede todo. Y yo no voy a hacer más sacrificios por él. Algo además, que nunca me pareció que el valorara ni agradeciera.

Ahora me incorporo a una nueva rutina e intento mirar hacia delante y no hacerlo hacia atrás. No quiero,no me merezco sufrir. Ya han pasado dos semanas y el tiempo sigue avanzando,llevándose cada día, un poco de tristeza de mi corazón. Aunque aún queda mucho por reconstruir.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: