Cambios

Es curioso que la primera semana y parte de la segunda, que he pasado aquí en Granada después de la ruptura definitiva entre Borja y yo, lo pasé increíblemente mal. Era horrible despertarse cada día y no poder dejar de llorar. La ansiedad, que no fuera capaz de estar sola, la apatía y las ganas de nada…

Hoy me levantado bien. Hace un día precioso y pienso en  el curso de la CEA, en las oposiciones (a las que llego tarde), en mi cámara de fotos, en el gimnasio, en la posibilidad de apuntarme a unas clases de aquafitness a través de la universidad, en ver a mi familia cuando quiero…

Sigo pensando en Borja constantemente, pero ya no duele igual. Ya no siento que necesito que mi futuro sea a su lado, ni me muero por dentro al pensar que pueda salir con otra.

Eso último me da algo de miedo, porque no me creo que ya me sienta así realmente. Pero es verdad que empiezo a valorar mi vida. Que me siento a gusto en casa viviendo con mi hermano, que estoy contenta (aunque un poco nerviosa) por empezar el curso de la CEA y estoy ilusionada por hacer nuevas cosas y conocer nueva gente.

Supongo que los antidepresivos tienen algo que ver en todo esto, pero me siento orgullosa también, de que yo quiero salir de la pena y quiero vivir y quiero hacer cosas. Los antidepresivos sólos no creo que funcionen.

Sigo teniendo un poco de miedo al futuro (más que nada por cómo está el tema de la crisis), pero todo tiene que salir bien. Tengo gente con la que puedo contar y me tengo a mí misma. Por fin disfruto de mi propia compañía.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: