Paseando en moto

He cogido la costumbre, de cuando algo me preocupa, o estoy triste, o melancólica o un poco baja de ánimos, coger la moto y darme un paseo largo con ella.

Casi siempre lo hago por la noche, porque me gusta conducir por la noche. Me relaja mucho. Hay pocos coches y me siento arropada por la oscuridad, como si nadie pudiera verme. Escucho el viento y siento el fresquito de las noches de verano de mi ciudad.

Y siempre,cuando vuelvo a casa,me siento mejor. Tengo la cabeza más despejada y es como si mi mente se hubiera quedado vacía en el recorrido.

En invierno me temo que será más difícil hacer esto mismo, salir con la moto con todo el frío no me va a apetecer mucho, así que aprovecho ahora.

Anoche me dí uno de esos paseos. Había vuelto de Roquetas al medio día (he pasado allí el fin de semana) y me sentía cansada y un poco desanimada, porque estos días han sido…emocionalmente demasiado para mí.

Y por la noche dando mi paseo con la moto, conseguí despejar mi mente y volver a casa y echarme en mi cama, vacía de todo y hasta más fuerte.

Creía que la ruptura apenas me había cambiado, simplemente creía que había aprendido algo,pero hay partes de mí misma que ya no están o son diferentes. Sigo siendo yo,pero creo,que algo más valiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: